miércoles, 2 de diciembre de 2015

La igualdad a través del reciclado y la poesía, por Inma Ruiz Arana

La igualdad a través del reciclado y la poesía, por Inma Ruiz Arana, maestra de Pedagogía Terapéutica del IES Cumbres Altas de Nueva Carteya.

A lo largo del curso escolar desarrollamos en nuestros centros educativos una serie de planes y proyectos diversos. Cada uno de ellos tiene un objetivo concreto, aunque en ocasiones sus aprendizajes y actividades son transversales, por ello contribuyen al desarrollo de las competencias básicas.
Cuando eliges hacerte cargo de un plan y desarrollarlo siempre tienes dos opciones, hacer lo de siempre (elaborar una serie de fichas, carteles o pancartas, el visionado de vídeos y películas, que evidentemente tienen su valor pedagógico) o bien optar por algo diferente.
En el IES Cumbres Altas de Nueva Carteya, este año hemos optado por unas actividades más dinámicas dentro del Plan de Igualdad. Para empezar, mantenemos un tablón de corcho en el pasillo principal del IES; vamos colgando cada semana noticias que hablen de igualdad, anuncios que muestran la desigualdad entre géneros, artículos sobre violencia género, cifras de asesinatos por violencia de género, exposiciones, jornadas y cursos que propicien el aprendizaje en igualdad, etc.
En el mes de noviembre comenzamos colgando por los pasillos doce poemas, en su mayoría de Delia Arjona, que bautizamos como “doce meses, doce espacios rotos”. Dichos poemas, impresos en A3, un formato sencillo y económico, que habían sido sombreados por algunos alumnos de 3º PMAR, los fuimos colocando a lo largo de un mes, siempre en momentos que los alumnos/as estuviesen en clase, de manera que al salir descubriesen “un espacio de arte reciclado y contemporáneo”.
Cada poema contaba a sus pies con un fondo lila y en ese espacio aparecían una serie de objetos cotidianos, de útiles que enlazaban con el texto del poema, con su simbolismo y expresión de sentimientos, sin aludir directamente a la eliminación de violencia de género.
Los adultos que trabajamos con adolescentes aprendemos mucho cuando nos mezclamos con ellos y los escuchamos, los dejamos hablar. Eso es lo que yo solía hacer cada vez que aparecía un poema en los pasillos, pararme entre ellos, leer ese poema, mientras agudizaba los oídos y llegaban hasta míi sus impresiones de todo tipo: sorpresa, indiferencia, burla, curiosidad, bravuconadas o reflexiones más o menos sensibles sobre sentimientos desiguales.
Los poemas recogían historias de personas de todas las edades posibles, adultos, hombres, mujeres y niños. Uno de los objetos que más hemos usado son los zapatos, inspirándonos en la propuesta de Elina Chauvet, artista de Ciudad de México, y su homenaje a las victimas de violencia de género, con su trabajo titulado “zapatos rojos”, si bien nuestros zapatos no habían sido teñidos de este color para simbolizar el número de muertes por cuestiones de violencia de género.
Este tipo de experimentos sociológicos tienen un margen de confianza en el alumnado, pues al colocar una serie de objetos viejos o nuevos, mundanos o no, te cuestionas: ¿cómo serán de respetuosos con estos espacios rotos?... Para nuestra sorpresa, su comportamiento ha sido exquisito, no han tocado nada en todo el tiempo, respetando los objetos expuestos en el lugar que fueron colocados con su poema correspondiente.
Los únicos patidifusos con estos espacios no han sido sólo nuestro alumnado, también llamó la atención del resto del profesorado, de las familias de nuestros alumnos/as o de otras personas ajenas al IES que por unos u otros motivos nos han visitado en estos días.
Estos espacios poéticos estarán expuestos hasta el día 10 de diciembre, fecha en que celebramos el Día Internacional de los Derechos Humanos.
No obstante, el Plan de Igualdad celebró el día 24 de Noviembre para los padres y madres y el día 25 para todo el alumnado unos talleres sobre igualdad y eliminación de violencia de género. Para ello se dividieron las clases en cuatro grupos. Cada conjunto-clase escuchaba una historia de chico-chica: para 1º ESO, con problemas en su relación; para 2º ESO, una pareja de chico-chica con diferente cultura, religión, etc. y sus conflictos de pareja; para 3º ESO, un dúo de chicos homosexuales que discuten o chocan; y para 4º ESO, un par de chicas lesbianas que riñen. Se les contaba un pequeño relato con datos ficticios, acordes al contexto de su pueblo e IES para situarlos en la trama, y se les planteaba en un tiempo de 15 minutos que averiguasen varias cosas:
  • Grupo 1: Que identificasen las conductas violentas que se daban entre cada pareja.
  • Grupo 2: Conocer el número de chicos y chicas que hay en el IES, en cada clase, número de hombres y mujeres que trabajan como profesores y/o equipo educativo, etc. Para concretar en su búsqueda que la igualdad no depende de los números del IES, de la paridad puramente política, sino del uso que se haga de la razón en los lugares de organización y mando, si estos dejan de ser ocupados mayoritariamente por hombres. 
  • Grupo 3: Cuando tenemos un problema hay que encontrar la solución y, por ello, estos alumnos, con las guías de teléfonos en la mano, buscaron una serie de organismos que pueden informarnos, ayudarnos, incluso tramitar nuestra denuncia o asesorarnos y/o atendernos en caso de una emergencia vital.
  • Grupo 4: Buscar en un mapa político de España los lugares donde han fallecido a lo largo del 2015 las distintas víctimas de violencia de género. Este mapa se cargaba de puntos tintados, incluso había demasiados puntos en la zona del levante y esto llamaba su atención.
Una vez trascurrido el tiempo de búsqueda de 15 minutos, cada grupo exponía su conclusión dentro del taller sobre la actividad propuesta, de manera que en todo momento los padres-madres y el alumnado mantuvieron una participación activa e interactiva, sacando sus conclusiones, conociendo mecanismos de información y exploración de hechos concretos y sus consecuencias o alternativas posibles sin violencia de género.
La violencia es injusta, la violencia de género no puede ser inherente a la especie humana, no la toleremos, no la fomentemos, no miremos hacia otro lado, eduquemos en igualdad, respetando al hombre y la mujer, al chico y la chica, al niño y la niña.
 

4 comentarios:

Arjona Delia dijo...

¡Muchas gracias por difundir y utilizar mis poemas en contra de la violencia! Ojalá no tuvieramos que escribir más contra el maltrato. En defenza de los derechos de la mujer.
Escritora, poeta y artista plástica Argentina Delia Arjona

Joaquin D R dijo...

¡Estupendo artículo! Gran trabajo, Inma.

Anónimo dijo...

¡¡¡Felicidades Inma!!! Fantástico trabajo.

Anónimo dijo...

Wooooooooooooooooooowwwwwwwwwww me encantó Inma

Publicar un comentario